Nuestra Historia

La villa de Campo de Criptana, situada en el centro de la región de La Mancha, es conocida mundialmente por sus Molinos de Viento citados en Don Quijote en la famosa batalla con los gigantes. A esta población llegó en 1620 un joven Francisco Huertas, instalándose en ella e iniciando una actividad empresarial que continuarían sus descendientes durante doce generaciones hasta el día de hoy.

movialsa-antiguoLa primera actividad de la familia Huertas fueron los molinos de viento, convirtiéndose en uno de los principales propietarios privados durante el XVIII. Esta actividad molinera se complementaba con la agricultura en la que en dicho siglo XVIII se incluían los viñedos.

En la mitad del siglo XIX, la revolución industrial y la importación masiva de cereal desde América provocaron el declive de los molinos de viento obligando a sus propietarios a buscar actividades alternativas.

En 1811, durante la Guerra de la Independencia, Gabriel Huertas – la sexta generación de la familia – adquirió a una familia de hidalgos local la que era conocida como “La Casa Grande”, una amplia propiedad situada en la “Plaza del Pozohondo” a las afueras de la villa donde en los años centrales del siglo XIX su hijo Isidro comenzaría con la elaboración de vino, actividad continuada posteriormente por su nieto Ignacio el cual fue incluido en 1893 por el Ayuntamiento en su primera lista de productores locales.

 

Antonio Huertas Rubio – hijo de Ignacio – se vio favorecido por la buena marcha del sector del vino en España durante el cambio de siglo XIX al XX pudiendo en 1908 adquirir a los herederos de Ignacio Artiñano – otro de los bodegueros locales – una finca, “La Cana” de 700 hectáreas con viñedos. A esta adquisición seguirían en las décadas siguientes la compra por parte de su hijo Antonio y nietos de las fincas “MONTE DON LUCIO” y “LA BLANCA” que junto a la finca familiar “LA HUERTA” forman en la actualidad el patrimonio vitícola de la empresa familiar.

Actualidad

MOVIALSA se constituye en el año 1983 como continuidad y formalización de la actividad vitivinícola que se venía desarrollando desde mediados del siglo XX y que alcanza en la actualidad la cuarta generación familiar en el GRUPO EMPRESARIAL HUERTAS.

Hoy el GRUPO EMPRESARIAL HUERTAS incluye una decena de empresas, entre las que se encuentra MOVIALSA, que se dedican a sectores de lo más diverso, explotaciones agrícolas (viñedos, olivar, pistachero, cereales, ajos, cebollas…), industria vinícola (mostos, vinos, aguardientes, alcoholes, mistelas…), promoción y construcción de viviendas y locales comerciales, producción de energía térmica y eléctrica, gestión y valorización de subproductos.

Nuestra organización y sus actividades asociadas, tanto la elaboración de vinos y mostos como con el resto de actividades, generan una serie de consecuencias sobre su entorno inmediato y que son tanto de tipo económico como social y que se resumen en:

  • Impulso integral, principalmente, a la viticultura y enología de la zona.
  • Mejora del control de la calidad y del control integral de los procesos mediante implantación de sistemas informáticos de última generación.
  • Desarrollo de la actividad dentro de parámetros de sostenibilidad y respeto al medio ambiente, compatibles con la actividad industrial.
  • Incremento de la rentabilidad agraria obtenida al cerrar el ciclo de la producción con la comercialización y el consiguiente aumento del valor añadido. Repercusión directa e indirecta sobre los productores de base.
  • Mantenimiento del nivel de empleo en la zona incentivando la creación de puestos directos e indirectos relacionados con la actividad.
  • A nivel de empresa incremento de su grado de competitividad, cuota de mercado y calidad de la producción, adaptando las instalaciones existentes a las necesidades que demanda el mercado.